lunes, 3 de junio de 2013

Relatos+ 2012

Buenos días buenas tardes. Ya se que es un poquito tarde para actualizar. Pero me he levantado ara una hora. Es lo que tiene estar trabajando de noche. Pero bueno ya se termino y ya puedo volver al cien por cien con las ilustraciones.

Pero como he andado corto de tiempo esta semana. Hoy me veo obligado a subir un dibujo antiguo. Que ya que estamos lo aprovechare para dar publicidad. A este maravilloso proyecto que ha sido Relatos+ 2012 que espero que se repita.


En estos enlaces lo podréis comprar por un módico precio. https://play.google.com/store/books/details/Varios_Relatos_2012?id=VNG92hg0frsC&feature=md

http://www.amazon.es/Relatos-2012-ebook/dp/B00CFPM8SU/

Y a demás os dejo un fragmento del relato a la que pertenece esta ilustración para abriros el apetito. De la man0 de el genial +Dani R.  un genial escritor y buenísimo ilustrador. Nos llega "Ensayo sobre el superestrés"

—¿Qué es lo que desearía tener un minuto antes de cerrar los ojos para siempre? Una vida larga con un montón de buenos recuerdos. Sentir que no he desperdiciado la oportunidad que el caos universal me ha dado al crearme. Disfrutar de ser consciente de mí mismo y de poseer un libre albedrío con el que tener experiencias únicas. Entonces, ¿por qué trabajo catorce horas diarias en algo estúpido? ¿Qué sentido tiene nada, si es una vida que no me gusta? ¿Cuál es mi motivación? Me levanto a las siete. Me voy a trabajar y vuelvo a eso de las nueve, de hacer un montón de gilipolleces que no me importan lo más mínimo, para cenar, acostarme y vuelta a empezar al día siguiente. Así todos los días de mi vida hasta que me muera, indudablemente, insatisfecho. ¿Qué hago? ¿Dejo este trabajo? Parece una idea absurda en los tiempos que corren. El sistema nos tiene atrapados hasta el cuello. La crisis. La gente y sus hipotecas. Las sabandijas bancarias. Todo el sistema económico mundial que es una mafia. ¿Cómo me libro? ¿Trabajo en algo que me guste de verdad? Eso es aún más difícil que no trabajar. ¡Elegir a qué dedicarte! ¡Casi nada! ¡Menudo señorito! Eso muy pocos pueden permitírselo. ¿Por qué no luchamos? ¡Para no perder! No damos pasos por miedo al fracaso. Tenemos miedo a que los que nos rodean terminen reprochándonos algún día que fuimos unos vagos, unos inmaduros y poco realistas. Y por no dar pasos en falso, no damos pasos. Y nos dejamos arrastrar por el sistema. Así, si el sistema se va a la mierda, le echamos la culpa al sistema, salimos a dar unos gritos por las calles para quejarnos y quedamos divinamente. Mientras, los días van pasando. Descubres que no eres inmortal, que te salen arrugas y sigues sin hacer nada por tu felicidad. Unos se escudan en la religión para tener una esperanza futura que les hipnotice durante sus grises vidas. Otros tienen mucha familia para tener la necesidad imperante de mantenerlos y olvidarse de tonterías. La mayoría finalmente recurre a las drogas y el alcohol para adormecer sus sentidos. He pensado muchas veces en usar drogas...