martes, 28 de febrero de 2012

Titan 2




Mi pueblo lo llama Na-Kun-Ra el dios que camina. De entre todos nuestros dioses el es el más amado y temido. Su paso destruye, pero nos trae nueva vida. No necesita de sacerdotes ni de templos. Reparte su bendición de vida y muerte a su antojo, no se le puede a apaciguar ni rogar. El espíritu montaña que nos vigila, el ultimo de los suyos. El gran hijo de Madre Mundo, algún día él dormirá como el resto de sus hermanos. Entonces nosotros construiremos una ciudad tan brillante como las estrellas, sobre él. Para recordar que con su existencia traía nueva vida al mundo y con su paso la muerte.